• Cuide su diabetes
    Mantenga un nivel de azúcar en la sangre lo más próximo posible a la normalidad, bajo la supervisión de su personal sanitario.
  • Examine sus pies todos los días
    Revise sus pies a diario para detectar cualquier posible corte, llaga, ampolla, manchas rojas o hinchazón. Recuerde a su educador que examine sus pies en cada visita.
  • Lave y seque bien sus pies todos los días
    Lávese a diario sus pies con agua tibia (no caliente). Séquese concienzudamente los pies, ya que la humedad facilita el crecimiento de hongos.
  • Mantenga la piel suave e hidratada
    Use diariamente una crema adecuada (Saltratos DB) para prevenir la formación de grietas, el prurito y la sequedad, disminuyendo así los riesgos de posibles infecciones.
  • Nunca intente tratarse los pies usted solo con callicidas o cuchillas de afeitar.
    Acuda siempre a un podólogo o profesional sanitario si tiene algún problema.
  • Córtese las uñas de los pies cada semana
    o cuando sea necesario. Corte las uñas de los pies en línea recta, limando después cuidadosamente las orillas con una lima de uñas. Si tiene dificultades acuda a su podólogo o a un profesional sanitario.
  • Use zapatos y calcetines en todo momento
    No camine nunca descalzo y haga uso siempre de calzado cómodo y calcetines.
  • Proteja sus pies del calor y el frío
    Evite ir descalzo en la playa o sobre superficies calientes y haga uso de calcetines durante la noche si se le enfrian los pies; el uso de calcetines le puede ayudar a evitar lesiones. Asegúrese de que no le aprieten demasiado y lávelos a diario.
  • Favorezca la circulación de la sangre hacia los pies
    Eleve sus piernas y los tobillos hacia arriba y hacia abajo durante 5 minutos, 2 ó 3 veces al día. No cruce las piernas por largos periodos. No fume.
  • Sea más activo
    Realice una mayor actividad física previa consulta con su médico.