El cuidado de los pies no requiere metodologías complicadas

Solo es necesario tener en cuenta ciertas normas y hábitos muy sencillos, que se resumen a continuación:
  • La observación de los pies es importante para detectar cualquier cambio o anomalía. A las personas de mayor edad posiblemente habrá que ayudarlas en caso de que no sean capaces de cumplir esta norma por ellas mismas. En pacientes diabéticos y personas con problemas vasculares o neurológicos esto es muy importante.
  • Es necesario mantener una higiene de los pies adecuada utilizando jabones ligeramente ácidos y agua templada.
  • El secado correcto debe incluir los espacios interdigitales.
  • Las uñas deben presentar un aspecto rosado transparente, sin manchas ni rugosidades, y deben cortarse correctamente.
  • El uso de un calzado adecuado es vital para la salud de los pies.
  • Hay que evitar ir descalzo en lugares públicos para impedir el contagio de hongos y verrugas.
  • No se debe usar nunca calzado ajeno.
  • Se debe mantener un correcto grado de hidratación. Para ello se ha de aplicar diariamente una crema hidratante específica para pies.
  • Para la aplicación de productos dermatológicos, es conveniente consultar al médico, farmacéutico o podólogo, quienes indicarán los más adecuados para cada caso.